Té verde o té rojo

Mujer de brazos cruzados entre plantación de té, representando Té verde o Té rojo

¿Qué es mejor, té verde o té rojo?

Puede que te hayas preguntado, ¿qué es mejor, té verde o té rojo? Ya que, hoy en día, estas dos variantes son de las más populares en todo el mundo, y no sólo por su característico sabor, sino por la larga lista de beneficios con los que cuenta.

Es, pensando en ello, que en el presente artículo nos damos a la tarea de presentar tanto sus propiedades, como los diferentes beneficios con los que ambas versiones cuentan.

Té verde y té rojo, provenientes de la misma planta, pero diferentes procesos de elaboración

Muchas personas no saben que tanto el té verde como el té rojo se elaboran de la misma planta; un árbol que lleva por nombre Camellia sinensis.

La diferencia esencial entre ambos viene dada por el proceso de elaboración; el cual les da sus características, entre ellas, color, aroma y sabor.

Té verde:

En el caso del té verde, las hojas con las que se elabora son las más jóvenes del árbol de té; calentándose justo después. Esto hace que conserven ese característico color verde; impidiendo que entren en un proceso de oxidación.

El calor que se les aplica, puede ser tanto húmedo como seco. Y dado que su elaboración, en términos generales es muy simple, lo hace uno de los tés más consumidos y baratos que podemos encontrar.

Té rojo:

En el caso del té rojo, al que tradicionalmente también se le conoce como “Pu-erh”, se seleccionan hojas un tanto más maduras del árbol de té; y, en vez de calentarse justo después de la recogida, lo que se hace es dejarlas secar y, posteriormente, fermentar en barricas de madera, con el fin de que el proceso de oxidación sea mucho más efectivo.

Dicha fermentación puede tardar de dos a unos diez años; y, mientras más tiempo pasen añejándose las hojas, más caro resulta la versión del té. Puesto que su elaboración implica más dificultad, el té rojo suele ser más costoso que el verde.

Té verde o té rojo, ¿cuáles son sus beneficios?

Debido al anterior proceso de elaboración, ambos tés cuentan con beneficios particulares:

Té verde: Su principal beneficio proviene de la cantidad de antioxidantes que nos aporta; en especial, cuando hablamos de polifenoles y catequinas; dos elementos que ayudan a que las células de nuestro organismo se mantengan jóvenes; en especial las del sistema circulatorio; lo que permite que el sistema cardiovascular se mantenga en buen estado.

Pero esto no es todo, el té verde también cuenta con un potente efecto diurético, por lo que es ideal para bajar de peso y controlar la presión arterial. Por último, algunas variantes de té verde presentan efectos relajantes.

Té rojo: En el proceso de fermentación al elaborar el té rojo, las bacterias generan lovestina, una sustancia que, se ha comprobado científicamente, ayuda a reducir los niveles de colesterol malo (colesterol LDL), aumentando, a su vez, la cantidad de colesterol bueno, o colesterol HDL.

Esto tiene un efecto reductor sobre los depósitos de grasa que, principalmente debido a un estilo de vida poco saludable, terminan por acumularse en las venas y las arterias.

Por otra parte, aumenta los porcentajes de lipasa, una de las encimas que reduce la cantidad de grasa que llega a cada uno de nuestros órganos y, a semejanza del té verde, el té rojo contiene antioxidantes, si bien en menor medida, así como diversas vitaminas y minerales. Contando, además, con un efecto estimulante mayor.

Si bien, hemos visto que tanto el té verde como el té rojo cuentan con particularidades; también aportan beneficios semejantes, como lo son sus propiedades antioxidantes.

Y, de hecho, en la práctica, los amantes del té refieren que, más allá del sabor (el té rojo suele ser un poco más fuerte), las diferencias en realidad no se notan; por lo que, si no eres un avezado de té, probablemente no notes la diferencia.

Té rojo o té verde: aroma y sabor hacen la diferencia

Entonces, si ss propiedades se asemejan y aportan ambos una larga lista de beneficios, ¿por qué la duda sobre cuál es mejor?

Bueno, en principio, esto viene dado porque muchas personas olvidan que tanto el té verde como el té rojo se hacen del árbol de té. Por ello, frente a la duda de cual tomar, deberías decantarte por el que más te agrade, tanto por su aroma, como por su sabor.

El té rojo es un poco más amargo, espeso y fuerte en sabor; usualmente se acompaña de leche para que cuente con una textura cremosa; y su ingesta popularmente se hace por la mañana; ya que cuenta con un efecto energético y estimulante.

Por su parte, el té verde es una bebida con un carácter más suave, herbal y ligero. Siendo igual de amargo o, a veces, poco menos que el rojo. Se suele servir junto con limón, menta o algún edulcorante natural.

Por ello, podemos decir que la principal diferencia entre ambos tipos de té se encuentra en el sabor; lo que, como hemos mencionado, proviene del proceso de elaboración de cada uno y, por supuesto, de su calidad (esto correspondería más a la empresa o grupo de personas que los elaboran).

Ten en cuenta que no es lo mismo el tomar un té verde proveniente de bolsitas de té; o cualquier producto comprado en un supermercado, que si se adquiere de productores de calidad o, mejor, de primera mano.

Nuestro consejo es que consumas un té de calidad, ya sea verde o rojo, y que lo hagas de acuerdo al momento en que más te apetezca en el día. Por ejemplo, por las mañanas puedes tomar una taza de té rojo, cargándote de energía; mientras que por las tardes o noches podrías beber un té verde; siendo una excelente opción para cuando nuestros sentidos necesitan de algo relajante y sutil.

Entonces, frente a le pregunta, ¿qué es mejor, té verde o té rojo? Nuestra respuesta es: ambos; o mejor dicho, el que tú prefieras.

Vídeo sobre, Té verde o té rojo

Vídeo sobre, Té verde o té rojo del canal:

Algo Alternativo

Prohibido!