¿Qué es el té negro?

hierba para preparar Té negro. ¿Qué es el té negro?

Cuando se trata de té, es difícil equivocarse con el Té Negro. Una de las mezclas más apreciadas en la cultura occidental, este té es una bebida popular. Hecho de las hojas de la planta Camellia Sinensis, el té negro es la base de muchos tés populares, como el English Breakfast Tea y el Earl Grey Tea. Todo tipo de té (excepto el té de hierbas) está hecho de esta planta.
Hay dos variedades de Camellia sinensis utilizadas para el té, Camellia Sinensis (Sinensis), que es originaria de China y Camellia Sinensis (Assamica), que es nativa de la región de Assam en la India. La mayor parte del té negro se hace con Camellia Sinensis assamica. La variedad de té de Camellia Sinensis assamica se hizo famosa en 1823 y es ahora la variedad más popular de este tipo de té.

Beneficios del té negro

Contiene antioxidantes

El té negro tiene muchos beneficios fantásticos para la salud. Los antioxidantes no sólo pueden combatir los radicales libres, sino que también pueden defenderse de los virus y los microbios. Los radicales libres son átomos únicos de oxígeno que afectan negativamente a la salud al atacar a otras moléculas del cuerpo. Durante este ataque, pueden producirse daños en las células, lo que puede tener repercusiones duraderas.

Efectos en el cabello y la piel

Además de combatir los radicales libres del cuerpo, los antioxidantes pueden mejorar la salud de la piel y ayudar a la salud del corazón. La salud del corazón es un beneficio sustancial del té negro. Alguien que no esté familiarizado con el té negro se sorprenderá al oír que la bebida puede hacer muchas cosas buenas por su corazón. El té negro está lleno de saponinas naturales, que pueden ayudar a reducir el colesterol y a disminuir la inflamación. Al reducir el colesterol malo (LDL), el té negro puede dismuir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares al mejorar la función de los vasos sanguíneos.

Mejora la digestión

A continuación, se ha demostrado que el té negro ayuda al proceso de digestión en algunos casos. Debido a los taninos que se encuentran en la bebida, se sabe que el té negro alivia la actividad intestinal y ayuda a la digestión, lo que lo convierte en una opción popular para quienes sufren de trastornos estomacales crónicos, como la enfermedad de Crohn, el síndrome de intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal o la colitis ulcerosa.

Cafeína sin efectos negativos

Si no bebes café pero sigues buscando una dosis diaria de cafeína, el té negro puede ser la bebida perfecta. Con un contenido de 45 a 70 mg de cafeína por cada taza de 8 onzas, esta variedad de té es uno de los tés con mayor contenido de cafeína que se pueden disfrutar, y por lo general no provoca las molestias estomacales asociadas al café. Además, el té negro no sólo te da energía física sino también mental, ayudando a despertar tanto la mente como el cuerpo por la mañana o durante todo el día.

Ayuda a prevenir el cáncer

¿Quieres saber otro beneficio sorprendente que tiene esta modalidad de té? Es potencial para combatir las células cancerosas. ¡Así es! Las mismas saponinas que han demostrado ayudar a reducir el colesterol, junto con la rica abundancia de antioxidantes en la bebida, tienen el potencial de luchar contra las células cancerosas y limitar el crecimiento de tumores peligrosos.

Aumenta tu inmunidad

Los taninos y antígenos naturales que se encuentran en el té negro pueden trabajar para estimular el sistema inmunológico, ayudando al cuerpo a combatir enfermedades comunes.

Contra el estrés

Y por último, es sabido que este té es una gran bebida para elegir si estás buscando un té que pueda ayudar a aliviar el estrés. Al disminuir las hormonas de la ansiedad producidas naturalmente por su cuerpo a lo largo del día, el té negro puede reducir el nerviosismo en aquellos que lo beben. Se debe a una concentración natural de antioxidantes EGCG que permite que el Té Negro afecte a aquellos que lo consumen regularmente.

¿De dónde viene?

Se sabe que el té proviene de China, siendo los más populares el té verde y el té oolong. Lo que los occidentales conocen como té negro se llama té rojo en China. El té negro tradicional en China se conoce como té fermentado (Pu-Erh). Fue favorecido por los europeos debido a su capacidad para conservar su sabor durante años, lo que hace que el té negro sea un excelente artículo de comercio.

En 1610, los holandeses trajeron esta variedad de té a Europa, llegando más tarde a Inglaterra en 1658. Se sabía que este tipo de té mejoraba la concentración y la salud, y lo disfrutaban tanto las familias reales como la gente común. Durante el siglo XVIII, la demanda de té negro creció enormemente. Cuando se descubrió la planta Camellia Sinensis (assamica) en la India, la producción de té negro explotó, lo que permitió a los cultivadores crear una variedad más amplia con un sabor más audaz.

¿Cómo se hace?

El té negro tradicionalmente pasa por un proceso de cinco pasos:

  • Recogido: Las hojas deben ser recogidas. El brote y las hojas superiores se seleccionan, y luego se clasifican para su uniformidad.
  • Marchitamiento: Una vez que las hojas son arrancadas, comienza la oxidación pasiva, y las hojas se dejan marchitar. Las hojas se marchitan y se ablandan; esto las prepara para el enrollado.
  • Enrollado: Ya sea a máquina o a mano, las hojas se forman enrollándolas. Este proceso exprime los jugos y ayuda a facilitar la oxidación. Cuando las hojas se enrollan, las paredes celulares se rompen, acelerando la oxidación, al igual que cuando se corta una manzana, y se dora más rápido que si no se hubiera cortado.
  • Fermentación: Para hacerlo, las hojas de té deben ser fermentadas u oxidadas. Oxidado es sólo una forma elegante de decir que las hojas se marchitan después de ser recogidas al ser expuestas al oxígeno. En esta reacción química, las hojas se oscurecen hasta adquirir un color negro o marrón. La oxidación puede ser controlada ajustando la temperatura ambiente, y se detiene exponiendo las hojas al calor (cocinándolas al vapor, friéndolas u horneándolas). Dato curioso – El té negro recibe su nombre por el color oscuro de las hojas, pero en Oriente, lo que llamamos té negro se considera té rojo. Esto se debe a que el té a menudo se empapa de un color rojizo.
  • Desecación: El paso final es disparar las hojas. La cocción detiene la oxidación y elimina la humedad de las hojas. La hoja suelta de té negro terminada está lista para ser disfrutada.

¿A qué sabe?

Hay una gran variedad de sabores que se pueden obtener de nuestros diferentes Tés Negros. Normalmente salado, experimentará sabores con cuerpo, desde dulce y malteado hasta picante y ahumado.

¿El té negro es ácido? El té negro tiene algo de acidez pero es menos ácido que el café.

Diferencias entre el té verde y el negro

El té verde proviene de la misma planta que el que nos ocupa. La principal diferencia entre este y el verde es la oxidación; el té negro se oxida y el verde no. Las investigaciones han demostrado que tiene menos antioxidantes que el té verde. Por último, el sabor también es más fuerte que el del té verde.

Cómo prepararlo

Añade una cucharadita de té negro a un infusor . Deja que el té se remoje de 3 a 5 minutos en 8 onzas de agua filtrada hirviendo. Después de que el té se termine de remojar ¡retire las hojas de té del líquido y disfrute!

Prohibido!