De la planta a nuestra taza

De la planta a nuestra taza

La planta del té

El viaje del té comienza con una planta, Camellia sinensis, una planta con hermosas hojas cerosas y fragantes y flores blancas prístinas, una planta generalmente podada para mantenerla a la altura de la cintura y así permitir su fácil extracción. (Si no se hace así, esta planta crecerá fácilmente hasta convertirse en un árbol de unos 16 m de altura)

«Desplumando» el té

Luego pasa a manos de los expertos recolectores de té, más conocidos como «desplumadores de té», para ayudar a que el té dé el siguiente paso hacia su taza. En África, los recolectores son siempre hombres, mientras que en la India, China y Sri Lanka, los recolectores son casi siempre mujeres.

El brote de la hoja y las dos primeras hojas de cada tallo (Flushes) se arrancan entre el pulgar y el índice, con un movimiento rápido y preciso que hace que parezca que las manos del desplumador son mariposas que revolotean sobre los arbustos de té. Sin embargo, en la región de Rize, en Turquía, los desplumadores utilizan maquinillas para cosechar el té (lo que, según los expertos, no es la mejor manera de producir un té de calidad).

Procesamiento del té

A continuación, las hojas de té se procesan (se transforman en hojas secas para crear la infusión final) dependiendo de qué clase de té se trata. El sabor final de las hojas de té secas está determinado por la variación del tipo específico del arbusto de té, la calidad de las hojas de té desplumadas, y la forma y calidad del procesamiento de la producción a la que se someten.

Marchitamiento del té

Una vez que las hojas son arrancadas, empiezan a cojear como todas las hojas cuando son recogidas. En el comercio del té utilizan el término marchitamiento para describir este proceso. Es cuando las enzimas comienzan a reaccionar con el oxígeno del aire (oxidación) y comienzan a verse marrones. Este es el mismo proceso que el de una manzana cortada que se vuelve marrón.

El exceso de humedad se elimina entonces de estas hojas marchitas (marchitamiento), ya sea poniendo las hojas en una artesa a través de la cual se sopla aire caliente y frío o simplemente colocándolas bajo el sol.

Interrupción

Esta es una forma tonta de decir que las hojas se desgarran o magullan más para acelerar la oxidación. Este proceso no tiene lugar en el proceso de fabricación del té blanco en absoluto. En su lugar, las hojas y los brotes que hacen el té blanco se secan inmediatamente al horno para evitar que el té se oxide aún más. Desde aquí, algunas zonas productoras de té prefieren enrollar ligeramente sus blancos mientras que otras prefieren dejarlo intacto.

Enrollado

Las hojas húmedas se forman en tiras arrugadas a mano o con máquinas. Esta acción permite que algunos de los aceites y la savia de las hojas rezumen y cubran las hojas haciendo el té más delicioso. Estas tiras de té pueden entonces ser moldeadas en otras formas, como ser enrolladas en espirales, amasadas y enrolladas en bolitas, o atadas en conos y otras formas elaboradas.

Oxidación/Fermentación

La oxidación es la exposición de las enzimas de las hojas trituradas al aire y la fermentación es la acción de los microbios sobre las hojas de té en sí. Aunque estos términos se utilizan indistintamente en la industria del té, en aras de la claridad, hablaremos de ambos términos tal y como se han descrito aquí. La oxidación consiste en dejar los tés en una sala de temperatura controlada y dejar que las hojas se oscurezcan progresivamente. El proceso puede ser controlado y detenido cuando sea necesario dependiendo del té que se esté produciendo. Así que tenemos el té verde que se deja oxidar durante el menor tiempo posible; los oolongs se dejan más tiempo y los tés negros los más largos hasta que las hojas se han vuelto más oscuras. Incluso en este proceso, las variedades pueden ser creadas cambiando el tiempo que se deja que las hojas se oxiden.

Fijar/ «Matar el té»

Este proceso no mata el té como el nombre sugiere, sino que detiene la oxidación. Los diversos métodos para esto varían desde vaporizar el té hasta hornearlo. En algunos tés como el blanco, la fijación se hace junto con el secado. Algunas regiones enrollan y dan forma a sus tés húmedos después de este proceso.

Secado (cocción)

Finalmente, la cocción o el secado de los tés completa el proceso. Esto se puede hacer por medio del paneo, el sol, el secado al aire libre en secadoras o la cocción, dependiendo de las regiones de producción. Después de esta etapa, los tés aromatizados se fabrican rociando el té con aromas y sabores o almacenándolos con sus sabores.

Envejecimiento

Ahora hay tés negro, verde, oolong y blanco, y luego está el Pu-erh. Este té de sonido complicado necesita ser fermentado microbiológicamente (usando bacterias útiles) y produce un licor más oscuro. Se producen y comprimen en diferentes formas listas para vender en el mercado.

Clasificación

Esta es la etapa final, en la que el té se clasifica según el tamaño que va desde las hojas enteras preferidas por los conocedores, hasta el polvo desagradable que se utiliza principalmente en las bolsitas de té. Haga clic aquí para obtener más información sobre los diferentes grados de té según el tamaño de sus hojas.

Cata

Sin embargo, antes de ser enviadas finalmente al mercado, las muestras de estos tés son probadas por una raza especial de personas conocidas como catadores de té. Su descripción del trabajo implica probar el té (¿cuánto mejor podría ser?) y decidir sobre la calidad de éste y establecer su precio.

Son tan buenos en su trabajo que pueden identificar el jardín, las condiciones del día de desplume e incluso pueden sugerir ajustes en el proceso de fabricación, todo ello utilizando un agudo sentido de la vista, el olfato, el tacto y el gusto mientras juzgan la calidad del té.

Envasado y comercialización

Una vez que se deciden los precios, los tés se empaquetan y están listos para el mercado. Algunos tés se envían a los vendedores mayoristas que luego los venden a los minoristas y finalmente a los consumidores.

¡Ahora conoces la historia de cómo los tés viajan desde los jardines hasta tu taza.

Prohibido!